lunes, mayo 25, 2015

Las peligrosas rutas de la inmigración

Blanca Hermida 24/05/2015 Decenas de miles de personas dejan cada año sus países de origen para buscar una vida mejor en los países de la Unión Europea (UE). A pesar de que invierten en esta apuesta todos sus recursos y energías, muchos de ellos no consiguen llegar al destino, y una parte de estos mueren en el mar o en el camino hacia el mar. El naufragio de un barco el mes pasado cuando 700 inmigrantes trataban de llegar de Libia a Italia está considerada la mayor tragedia de este tipo ocurrida en aguas del Mediterráneo. A los pocos días, otros 400 desaparecieron tras el naufragio de otra barca, entre ellos «muchos jóvenes, probablemente menores», según Save the Children Italia. El próximo miércoles, la Comisión Europea presentará su propuesta oficial para repartir refugiados entre los países, a pesar de las críticas del sistema de cuotas propuesto por países como Francia y Reino Unido, que lo han rechazado de plano, pero también otros como España que considera injustos los criterios del reparto. Las cuotas se basan en cuatro criterios: el PIB y el tamaño de la población, que pesan un 40% cada uno, y la tasa de paro y la media de peticiones de asilo tramitadas y refugiados reubicados entre 2010-2014, que pesan el 10%. España deberá acoger al 9,1% de los demandantes de asilo que se reubicarán en los próximos meses en todos los países de la UE desde los Estados miembros más afectados por la actual crisis migratoria en el Mediterráneo (en particular, Italia, Grecia y Malta). También tendrá que hacerse cargo de 1.549 personas dentro del programa de reasentamiento propuesto por Bruselas para transferir a Europa de manera segura y legal a 20.000 demandantes durante los años 2015-2016. El hambre, la guerra, la pobreza y los problemas políticos son los motivos principales de la inmigración hacia Europa. Cerca de 300.000 personas cruzaron en el 2014 las fronteras de forma irregular, una gran parte de ellos por vía mediterránea. Existen al menos siete rutas principales por las que acceder al continente donde muchos esperan iniciar una nueva vida, o, al menos, salvar la suya y la de sus hijos mientras puedan. Ruta del centro de África Es una de las rutas más concurridas y también de las más peligrosas y mortíferas en la actualidad. Los naufragios al tratar de llegar a Lampedusa forman parte de esta ruta. Los migrantes se concentran en las costas libia y tunecina, desde donde zarpan los barcos en los que intentan arribar a las costas del sur de Italia, no solo de la Península sino también de sus islas como Cerdeña, Sicilia o la misma Lampedusa. También a la isla de Malta. Esta ruta atraviesa de sur a norte países como Nigeria, Níger y Libia. Los países de origen de estos migrantes pueden ser muy variados, siendo los más alejados de la costa norte de África Guinea, Sierra Leona o Costa de Marfil. El conflicto de Libia no ha hecho sino agravar el peligro de esta ruta, pues permite que grandes multitudes de gente crucen por sus fronteras. Otro factor que explica el aumento de la mortalidad es la sustitución a partir de noviembre de 2014 de la Operación Mare Nostrum del Gobierno de Italia, centrada en el salvamento de migrantes, por la Operación Tritón de la agencia Frontex de la UE, más centrada en el refuerzo de las fronteras. Entre enero y abril de 2015 el número de migrantes fallecidos en el Mediterráneo, 1.750, se ha multiplicado por 30 respecto al mismo periodo del 2014, cuando fueron 56, según estimaciones de la Organización Internacional de Migraciones. El portavoz de la OIM Joel Millman declaró recientemente que dicha organización ?teme que el total de 3.279 muertes de migrantes de 2014 quede superado este año de aquí a pocas semanas, y pueda alcanzar las 30.000 a final de año, si nos basamos en el balance actual?. Según el portavoz de ACNUR Adrian Edwards, solo en este mes de abril han muerto 1.300 personas en el Mediterráneo, siendo esta la cifra más alta de fallecidos en un solo mes. Según Save the Children Italia 5.100 migrantes llegaron a las costas italianas entre el 11 y el 13 de abril. Se calcula que 31.000 personas han llegado a Italia y Grecia por el Mediterráneo en 2015 y solo en la semana previa al naufragio de 700 personas fueron rescatadas 10.000 personas, según el servicio de guardacostas italiano. Ruta del oeste de África Los migrantes salen de países como Ghana, Costa de Marfil, Liberia, Sierra Leona, Guinea, Guinea-Bisáu, Senegal, Burkina Faso, Malí, Senegal, Mauritania o Marruecos. Algunas de las principales ciudades de paso de esta ruta son Gao, Bamako, Ouagadougou, Monrovia, Dakar, Saint Louis, Nouadhibou o El Aiun. Los migrantes que recorren esta ruta buscan la costa (para evitar el desierto) y la recorren ya sea por vía terrestre o por vía marítima. Gran parte de ellos busca llegar a las Islas Canarias, solo una pequeña parte continúa su viaje hacia el norte de África. Ruta del centro-oeste de África Muchos países de salida de esta ruta coinciden con los de la ruta occidental: los de la zona que rodea Costa de Marfil. Ciudades como Gao, Bamako u Ouagadougou también son coincidentes. En este caso, en vez de buscar la costa buscan el interior, atravesando de sur a norte Malí y Argelia. Desde la costa marroquí o la argelina zarpan para tratar de arribar a la costa española (Andalucía, Murcia o Baleares) o la del sur de Francia. Ruta del este de África Desde países como Uganda, Kenia, Somalia o Etiopía, esta ruta atraviesa Sudán del Sur y Sudán para llegar a la costa norte africana de Egipto, Libia o Túnez. Algunas de estas ciudades de paso para llegar a Europa son Aswan, Cairo o Alejandría (Egipto), y Ajdabiya, Bengasi y Trípoli (Libia). También hay una ramificación que recorre la costa oeste de la Penísula Arábiga y que conecta con la ruta de Oriente Medio a través de Aqaba (Arabia Saudí) o Damasco (Siria). El objetivo es el mismo que el de la ruta del Centro: las costas del sur de Italia y Malta. Ruta de oriente medio Ya fuera de África, desde los países de Oriente Medio como Irak, Irán o Siria, los migrantes atraviesan Turquía para llegar al sureste de Europa, como Grecia, Bulgaria o Rumanía. Una parte de ellos intenta seguir avanzando hacia Italia o hacia el centro de Europa. Estambul es la ciudad clave del tránsito de Asia a Europa, pero una parte de los migrantes zarpan por mar desde la costa de Oriente Próximo buscando la costa griega. Atenas (Grecia) y Sofía (Bulgaria) son capitales de referencia

domingo, mayo 24, 2015

Encuentran fosas comunes con cadáveres de inmigrantes en Malasia

24/05/2015 Malasia confirmó hoy el descubrimiento en el norte del país de fosas con restos de inmigrantes y al menos 17 campamentos clandestinos relacionados con el tráfico de personas que ha desencadenado una crisis humanitaria en la región. El ministro del Interior malasio, Ahmad Zahid Hamidi, dijo que los campos fueron hallados cerca de la localidad fronteriza de Padang Baesar, en el norteño estado de Perlis, colindante con Tailandia. "Malasia como Gobierno no está implicado. Pero malasios, sí, lo reconozco como un hecho", precisó. El inspector general de la Policía, Khalid bin Abu Bakar, se encuentra en el lugar para dirigir las investigaciones de los campos, utilizados por los traficantes para recluir a los inmigrantes hasta que sus familias pagaban un rescate. Los campos fueron abandonados antes de ser descubiertos por la Policía. El lugar se encuentra junto a frontera con Tailandia, país donde en las últimas semanas se han descubierto al menos ocho campamentos clandestinos y decenas de tumbas con restos de inmigrantes bangladesíes y birmanos, muchos de la etnia musulmana rohinyá. El hallazgo de los campos a principios de mayo en la provincia tailandesa de Songkhla, en el sur del país, desencadenó una campaña contra el tráfico de personas que provocó la desbandada de las redes de tráfico. En los días posteriores, cientos de inmigrantes llegaron a Tailandia, Malasia e Indonesia, a pesar de los intentos de la Marina de estos países por bloquear los barcos en los que viajaban. Se cree que los traficantes abandonaron los navíos, donde viajaban hombres, mujeres y niños en situación precaria. El pasado miércoles, los Gobiernos de Indonesia y Malasia acordaron acoger temporalmente a todos los bengalíes y rohinyás que se encuentran embarcados en la región, siempre que la comunidad internacional se comprometa a reubicarlos en terceros países o repatriarlos en el plazo de un año http://www.eitb.eus/es/noticias/internacional/detalle/3235264/inmigracion--encuentran-al-17-campos-inmigrantes-malasia/

Casi 13.000 inmigrantes entraron en España de forma irregular en 2014

AGENCIAS - domingo, 24 de mayo de 2015 Melilla se convirtió el pasado año en la principal puerta de entrada a España de la inmigración irregular, ya que más del 46 por ciento de los sin papeles que accedieron al territorio nacional en 2014 lo hicieron utilizando la ciudad autónoma como punto de ingreso, según la respuesta del Gobierno a una reciente pregunta parlamentaria. En total, fueron 12.549 las personas que llegaron al país de manera ilegal durante los 12 meses y, de ellas, 2.122, un 16 por ciento, lo hicieron saltando las vallas de Ceuta y Melilla, un método, no obstante, que no es el mayoritario en estas dos ciudades. Aunque la atención mediática se suele centrar en el perímetro cercado, sobre todo por los intentos masivos de asalto que, en 2014, sumaron más de 70 con 16.000 extranjeros implicados, el sistema de entrada a la nación más recurrente, sobre todo en el caso de Melilla, fue la utilización de documentación falsa. En concreto, de los 7.485 sin papeles que accedieron por ambas zonas, que son las únicas fronteras terrestres de la Unión Europea con África, 3.343, en su mayoría de origen sirio, lo hicieron valiéndose de datos fraudulentos. En Ceuta, no obstante, la vía más empleada no es ni el documento falso ni la valla, sino la llegada en embarcaciones, que supusieron casi la mitad de las entradas en esta urbe. Nacionalidades. Por primera vez en la historia de Melilla, la inmigración no subsahariana fue la mayoritaria, ya que el 53,17 por ciento de los extranjeros que llegaron irregularmente eran sirios (3.094 personas), que tratan de huir de una nación asolada por un conflicto bélico. En Ceuta fueron 482, de modo que el montante global entre las dos ciudades autónomas ascendió a 3.343, es decir, un 26,63 por ciento de todas las llegadas ilegales a España. Tal ha sido la repercusión del conflicto sirio sobre las ciudades autónomas, que el Gobierno se ha visto obligado a abrir en sus pasos fronterizos dos nuevas oficinas de petición de asilo y protección internacional, que fueron inauguradas el pasado marzo por el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz. Tras los sirios, los cameruneses fueron la segunda nacionalidad que protagonizó más entradas fraudulentas a territorio nacional (1.556), por delante de argelinos (1.395) y marroquíes (1.183). http://www.diariopalentino.es/noticia/Z19C1449A-C0BA-3FEF-163E4B5F8470F992/20150524/casi/13000/inmigrantes/entraron/espa%C3%B1a/forma/irregular/2014

Inmigración – Por Leopoldo Fernández

Mayo 23, 2015 Anda estos días la Europa comunitaria demostrando que en algunos asuntos fundamentales cada país hace la guerra por su cuenta, y además de modo inmisericorde. Mucho unificar políticas, generalizar medidas o imponer criterios unívocos; a la hora de la verdad, cada país tira por su lado y trata de salvar sus propios intereses, no los del conjunto de la Unión. Pasa con la inmigración, que tan especialmente afecta a Italia -como lo hizo hace unos años con Canarias y la España del sur peninsular-, porque miles y miles de africanos se dirigen hacia ese país en embarcaciones envejecidas o de pura chatarra -unos 150.000 fueron contabilizados el pasado año y más de 40.000 en lo que va de 2015- huyendo de las guerras de Libia, Siria y el Sahel o del hambre, la miseria y la desesperación que anidan en tantos y tantos lugares del vecino continente. Mientras la Europa del Acuerdo de Schengen se afana por controlar en lo posible la inmigración irregular y ofrecer un trato humanitario a los refugiados, evitando además la proliferación de mafias y los naufragios, algunos países se oponen al reparto solidario de esfuerzos y de cuotas de inmigrantes en función de diversos criterios objetivos: población, PIB, historial de acogida, etc. También ponen pegas a eso de vigilar más y mejor el Mediterráneo a través de la agencia Frontex y de combatir a las mafias en origen, bombardeando incluso sus barcos -por supuesto, con permiso de la ONU y del Gobierno libio- antes de que recojan a los confiados inmigrantes. En realidad, Italia sigue cargando, prácticamente en soledad, con los efectos de esta inmigración, en tanto el Reino Unido, que tiene el poder de controlar unilateralmente sus fronteras ya que no pertenece al mentado Acuerdo de Schengen, acaba de anunciar que se propone confiscar el salario recibido por los inmigrantes ilegales, detener y juzgar a los caseros y empresarios que los acojan e incluso expulsar del país a los no documentados, sin posibilidad de que ni siquiera puedan presentar recurso judicial. He traído a colación estos dos ejemplos, dos contrapuntos del problema inmigratorio irregular, enquistado en el mundo desarrollado, para el que falta visión de futuro -conocer y combatir sus causas-, diálogo, colaboración, generosidad y sentido de la justicia. http://www.diariodeavisos.com/2015/05/inmigracion-por-leopoldo-fernandez/

sábado, mayo 23, 2015

La inmigración a través del Mediterráneo podría batir todos los records en 2015

21/05 La Guardia Costera italiana y sus homólogos griegos rescatan cada día a cientos de inmigrantes que tratan de llegar a territorio. Parten de Libia con destino el sur de Italia. Llegan a Grecia desde Turquía. Sin embargo, no todos consiguen su objetivo. Las mafias que controlan estos viajes someten a los inmigrantes a situaciones infrahumanas que, en muchas ocasiones, terminan siendo mortales. Ante esta dramática situación la Unión Europea decidió en una reunión extraordinaria triplicar su presupuesto para la operación Tritón. Además, planea poner en marcha una misión para luchar contra las redes que trafican con inmigrantes. En lo que va de año, más de 1.700 personas han perdido la vida en aguas del Mediterráneo. Más de la mitad que todo el año pasado. En abril, un barco con 800 inmigrantes a bordo se hundió frente a la costa de Libia. En 2014, principalmente Italia y Grecia recibieron más de 250.000. Este año más de 10.000 inmigrantes han llegado a Grecia y más de 20.000 a Italia, lo que representa un 250% más que en el mismo periodo del año pasado. Con la llegada del buen tiempo el número de inmigrantes que se embarcan con rumbo a Europa aumenta considerablemente, por lo que se teme que se alcancen cifras récord en este 2015. Nos vamos a Grecia, a la isla de Samos, para conocer cómo viven sus habitantes la llegada de inmigrantes y las artimañas que utilizan las redes de traficantes de personas. Exhaustos, pero tranquilos. Han sobrevivido a un viaje muy peligroso. Algunos de ellos no saben ni siquiera dónde están. Solo saben que están en territorio europeo y es lo único que les importa. La actual ola migratoria desde Turquía a las islas griegas no tiene precedentes. Cada día, cientos de inmigrantes y refugiados zarpan desde las costas turcas a la isla de Samos. Nikoleta Drougka, euronews: “Cada día llegan inmigrantes aquí, a la pequeña playa de Sideras. Eligen este punto en particular no solo porque está aislado, sino porque está a tan solo unos cientos de metros de la costa de Turquía. Es una distancia que se puede hacer a nado”. Pero muy pocos necesitan nadar, porque siempre hay barcos disponibles, para aquellos que pueden pagarlos. ¿Cómo llegan exactamente? Los residentes de Samos dicen que siguen un patrón. La mayoría vienen en botes hinchables que están sobrecargados. Viajan por la noche y llegan a varios puntos del este de la isla. Esperan hasta el amanecer para ir andando al puerto de Vathi, que está a doce kilómetros. Los griegos afirman que los inmigrantes reciben instrucciones muy claras por parte de los traficantes. “Estamos en el área de Sideras, donde llegan cada día barcas con inmigrantes. Cuando están cerca de la costa, lo primero que hacen es destruir las lanchas, para que se hundan. Por ese motivo, la mayor parte de las veces provocan ellos mismos su muerte, porque cuando llega la Guardia Costera es demasiado tarde”, dice un pescador griego. La Guardia Costera de Samos confirma la historia. Los inmigrantes siguen el mismo patrón de conducta. “La mayoría de los incidentes ocurren en el mar. Cuando los inmigrantes divisan nuestros navíos de patrulla destruyen su lancha hinchable poniendo en peligro sus vidas. Nosotros intentamos rescatarles lo más rápido posible. Luego les llevamos a tierra, a las dependencias de la Guardia Costera. Después son transferidos a los centros de detención, donde permanecen bajo vigilancia policial”, explica Thomas Tsiausis, de la Guardia Costera griega. Después de poner en riesgo su vida, llegan al centro de detención temporal. Está cerca del puerto de Vathi, y aquí los inmigrantes esperan por sus papeles para poder salir de la isla Pero las instalaciones están cortas de personal y las condiciones sanitarias son malas. La mayoría esperan pacientes, ya que esto es mejor que el infierno que dejaron atrás. “El régimen de Al Assad quería que fuera al Ejército. Me escapé para no matar a mi pueblo”, dice un joven sirio. “Quizás me quede aquí en Yunan o puede que vaya a Europa, a otros países como Holanda o Dinamarca. Quiero ir a la universidad porque me gustaría ser médico”, cuenta otro joven, también sirio. La gente de Samos entiende el drama de los inmigrantes. Sin embargo, les indigna que los traficantes les exploten de esta forma y de que no se haga nada para poner freno a esta situación. “Cuando llegan saben exactamente qué hacer, dónde ir, nunca se pierden. Nos saludan, nos hacen señas para que llamemos a la Guardia Costera, para que les recoja. Cuando desembarcan encienden hogueras para calentarse y secar sus ropas antes de marcharse. Esto nos preocupa mucho porque una chispa podría provocar un incendio y extenderse al resto de la isla”, dice un vecino. “Nos preocupa que traigan enfermedades. Nos preocupa porque no sabemos qué tipo de gente son. Además, no es bueno para el turismo tener las playas llenas de plásticos de las lanchas, zapatos, ropa y todo tipo de basura contaminante”, dice una ciudadana de Samos. En los cuatro primeros meses del año el número de inmigrantes que han llegado a Grecia es de dos tercios del total de todo el año pasado. Con el buen tiempo, se cree que este año la cifra batirá todos los records http://es.euronews.com/2015/05/21/la-inmigracion-a-traves-del-mediterraneo-podria-batir-todos-los-records-en-2015/

martes, mayo 19, 2015

La cooperación marroquí frente a inmigración ilegal y yihadismo, "en niveles históricos de compromiso", según Interior

EUROPA PRESS - CEUTA 18.05.15 En declaraciones a los periodistas, el alto cargo del Ministerio del Interior ha recalcado que las operaciones policiales desarrolladas en la ciudad autónoma "prueban el magnífico trabajo que, como en otros puntos del país, desarrollan aquí la Policía Nacional y la Guardia Civil" pero no deben servir para fortalecer la "imagen falsa e injusta que asocia Ceuta con una especie de cantera del yihadismo". "Las Fuerzas de Seguridad están preparadas, conocen la amenaza y han hecho un gran trabajo que, en el ámbito de la cooperación con Marruecos, incluso llama la atención de otros países, pero sus operaciones no significan que en Ceuta haya una situación singular, agravada o especial con respecto a otros puntos del país", ha insistido. Martínez también se ha referido a la incorporación a la Ley de Extranjería de la figura del 'rechazo en frontera' como una forma de "aflorar de manera más explícita una legalidad, un marco jurídico para evitar las entradas irregulares en España, que ya existía". "En Ceuta y en Melilla se hace un trabajo complicado, proporcionado y acorde con los tratados y la normativa internacional, que vamos a seguir respaldando", ha aseverado el político madrileño, que ha destacado que la situación en las dos ciudades autónomas no es hoy "ni mucho menos tan dramática como en el Mediterráneo central". Según el secretario de Estado, por ello el Ministerio del Interior no reclama a la Unión Europea ser una "prioridad" inmediata pero sí "que se tenga en cuenta nuestra realidad al elaborar una agenda migratoria global". El alto cargo ha asegurado que las dotaciones de la Guardia Civil y la Policía Nacional en Ceuta podrán ampliarse "en cuanto las condiciones económicas y las nuevas ofertas de empleo, que van creciendo, lo permitan" y ha defendido que en la Oficina de Protección Internacional de la frontera del Tarajal, que en sus primeros dos y meses y medio de actividad aún no ha recibido ninguna solicitud, "no está fallando nada". "Es pronto para hacer un balance pero no creo que falle nada ni que no se estén cumpliendo las expectativas porque con su apertura se buscaba poner a disposición de los solicitantes de asilo un punto claro, explícito, para recibir sus peticiones, para que nadie pudiese invocar que saltaba la valla como única forma de pedir protección, y eso se ha conseguido", ha reflexionado. (http://www.eldiario.es/politica/cooperacion-inmigracion-historicos-compromiso-Interior_0_389161762.html)

Las autoridades libias detienen a 400 inmigrantes antes de embarcar a Europa

afp 18/05/2015 Libia detuvo ayer a 400 migrantes clandestinos antes de que partieran a Europa, según el organismo libio encargado de lucha contra la inmigración ilegal. Las detenciones se llevaron a cabo la víspera de una reunión de ministros de Relaciones Exteriores y de Defensa de la UE en Bruselas, donde se abordará el lanzamiento de una operación naval contra los traficantes de personas en el Mediterráneo, sobre todo en el litoral libio. Los inmigrantes, procedentes en su mayoría de Somalia y Etiopía, fueron detenidos ayer por la mañana, mientras se disponían a embarcarse en Tajura, una pequeña ciudad del este del país. Entre los arrestados se encuentran varias mujeres embarazadas. Tras la detención los inmigrantes fueron conducidos en coche a Trípoli, antes de ser trasladados a un centro de internamiento. «Nos han detenido y nos han traído aquí. El motivo por el que hui de mi país es que está en guerra y no hay gobierno», dijo el somalí Adam Ibrahim Abdalá. «Pagué 1.400 dólares para llegar a Trípoli. Y volví a pagar 1.400 para ir a Italia». Los traficantes aprovechan el caos en Libia desde la caída de Gadafi para llevar a los migrantes a sus costas y emprender la travesía del Mediterráneo hacia Europa. Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), más de 34.500 inmigrantes llegaron a Italia este año y unos 1.770 murieron o desaparecieron en el mar en su intento desesperado. Para luchar contra la llegada de migrantes procedentes de países africanos, Siria y otras zonas de conflicto, la Unión Europea quiere lanzar una operación naval contra los traficantes y espera conseguir el visto bueno de la ONU. http://www.lavozdegalicia.es/noticia/internacional/2015/05/18/autoridades-libias-detienen-400-inmigrantes-embarcar-europa/0003_201505G18P22992.htm

lunes, mayo 18, 2015

Inmigración: el gran suspenso de la Unión Europea

La reunión extraordinaria de la Eurocámara, tras la última tragedia en el Mediterráneo, se centró en reforzar las fronteras y no en salvar vidas ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- Gil Arias, director adjunto de Frontex, sostiene que las labores de salvamento pueden tener 'efecto llamada'. ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- Con el Operativo Tritón, organizado por Frontex, ya han muerto unas 1.750 personas frente a las costas italianas en lo que va de año. Con el Operativo Mare Nostrum sólo fallecieron 50 en el mismo periodo ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- En una década, la pasada, Canarias recibió a 68.000 inmigrantes por mar. En solo un año, 2014, Lampedusa ha recibido a 170.000 ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- España recibió el pasado año 5.615 peticiones de asilo, apenas un 0,9 de todas las registradas en la Unión. Sólo concedió el 44% ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- Belén Molina - Las Palmas de Gran Canaria Mueren a cientos, a millares, pero la Unión Europea sigue siendo incapaz de articular soluciones que eviten las tragedias que nos deja la inmigración delante de nuestras puertas comunitarias. En lo que va de año han fallecido ahogados entre 1.500 y 1.750 personas que intentaban llegar a Lampedusa o Sicilia. Los últimos, hace dos semanas. En realidad, no se sabe cuántos hombres, mujeres, adolescentes, niños y hasta bebés han quedado por el camino. Es lo que tiene la inmigración clandestina: las cifras de desaparecidos son siempre inciertas. Pero siempre demoledoras. El último palo fue la muerte de entre 700 y 900 personas tras naufragar el pasado 18 de abril el barco en el que partieron desde Libia con destino a Lampedusa. Un golpe que obligó a convocar una cumbre de urgencia en Bruselas, el pasado 23 de abril, en la que, una vez más, se ha hablado mucho pero se ha llegado a pocos acuerdos concretos, salvo hacer hincapié en el control de fronteras, que en eso están todos los países miembros de acuerdo, y no en la ayuda en origen a quienes huyen de conflictos armados y países en guerra. Lampedusa, Sicilia y Malta, en el enclave del Canal de Sicilia, han sustituido lo que hace poco más de una década era la ruta sahariana hacia Canarias. La presión de la inmigración llegada por mar es apenas hoy residual en el Archipiélago, pero hace apenas nueve años levantó las alarmas y vaticinó que lo peor estaba por llegar. El control de fronteras en el noroeste africano ha obligado a buscar otras rutas de entrada a Europa. En 2006 ya se nombraba a Libia como futuro puerto de salida de embarcaciones con inmigrantes. El blindaje de Marruecos, Mauritania y Senegal obligó a rutas más peligrosas por las corrientes marinas y más alejadas del destino. Canarias pasó de estar a apenas 100 kilómetros de distancia a estar a más de 500. Los puntos de salida bajaron a Guinea Bissau y hubo barcos en desguace atracados en Guinea Conakry que se habilitaron como medio de transporte haciendo aguas, como el ‘Ashva’, que trasladó hasta Tenerife a 111 inmigrantes hacinados en las bodegas. Nunca hasta entonces, año 2001, se había visto un barco negrero en el puerto de Santa Cruz de Tenerife. En una década, la pasada, Canarias vivió la llegada en cayucos de unas 68.000 personas, la mayoría subsaharianas, aunque también llegaron algunos barcos con ciudadanos de Birmania y Pakistán. Esa inmigración ha modelado sus matices y una diminuta isla italiana de 20 kilómetros cuadrados y a 113 kilómetros de Túnez se ha convertido en puerta de entrada a Europa. Sólo en 2014 recibió a unos 170.000 inmigrantes. La diferencia es que la mayoría de quienes arribaban a las costas isleñas, sobre todo de Tenerife y Gran Canaria, eran inmigrantes que buscaban un futuro mejor para ellos y sus familias, deslumbrados por anuncios de televisión y otros mensajes de opulencia en aquella época de vacas gordas. No era pequeña la decepción de muchos de esos hombres y mujeres al comprobar que desde Canarias al continente aún les quedaba el viaje más largo si eludían la repatriación, lo que lograron la mayoría de menores de edad. Hubo algunos solicitantes de asilo, pero muy pocos. Baste como ejemplo que en 2006, año de ‘la crisis de los cayucos’, se tramitaron en el Archipiélago 366 de esas peticiones, es decir, que algo más de un 1% de los inmigrantes por mar alegaron persecución, estar en peligro por motivos políticos y temer por sus vidas. Uno de esos casos, pero en 2009, fue el de Abdoulaye Coulibaly, un negro albino de Mali que fue rescatado a pocas millas de Tenerife de la barcaza en la que viajaba por una patrullera de Salvamento Marino. Coulibaly fue el primer negro albino de Mali que consiguió el estatuto de refugiado gracias a la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), y ello porque hay evidencias de que los albinos son considerados seres mágicos por las creencias animistas, que conviven en gran parte de países africanos con el islamismo o el cristianismo. En Tanzania los parten a trocitos, literalmente, porque un dedo puede tener un poder protector; una pierna puede sanar enfermedades, y hasta los huesos sirven para hacer pócimas. La sangre otorga poderes sobrenaturales a quien la bebe y por una mano se puede llegar a pagar hasta 400 dólares. El Gobierno de Rodríguez Zapatero entendió que, dado que el animismo está comprobado en Mali, este joven debía tener protección internacional. Tuvo suerte porque el ugandés y albino Emanuel Mukasa estuvo retenido en el Centro de Internamiento de Melilla, en 2012, cerca de dos años hasta que la presión popular logró que le concedieran el asilo, después de que su solicitud se renovara hasta en tres ocasiones. Ahora es distinto. Quienes se juegan la vida por cambiar de continente y poner distancia a sus miserias son desplazados de sus países de origen, refugiados, perseguidos políticos y, en definitiva, gente que huye a la desesperada de países en descomposición. En el carguero que naufragó en abril, 150 de los ocupantes procedían de Eritrea (en un año, el pasado, 34.000 eritreos han llegado a las costas italianas), además de sirios, somalíes y algún subsahariano. También se llenan esos buques de asiáticos de Afganistán, de Pakistán, de Bangladesh. Ya no es que busquen una vida mejor, derecho universal reconocido por Naciones Unidas a todo ser humano. Lo que buscan es salvarla, aunque la pierdan en el intento. " El efecto llamada" de salvar vidas La reunión extraordinaria de la Comisión Europea en Bruselas del pasado 23 de abril fue calificada de decepcionante por organizaciones humanitarias. Las críticas han sido generalizadas por escabullirse una vez más de la raíz del problema y poco menos que hacer teatro con las intenciones de salvar vidas, cuando el hincapié se ha puesto en reforzar fronteras, lograr acuerdos con países terceros para aceptar repatriados, y reforzar la operación de vigilancia en las costas del Mediterráneo (aunque en la actualidad se refieren a Italia y Malta) con nueve millones de euros mensuales (lo que cuesta un tramo ferroviario del AVE), tres veces más que hasta ahora. Amnistía Internacional y Human Right Watch criticaron la escasez de medios para salvamento en aguas del Mediterráneo y pidieron una operación humanitaria multinacional europea, según afirmó Karen Allen, directora de Amnistía Internacional en el Reino Unido a la BBC. “Pedimos que se actúe rápidamente ante personas que están en peligro, que se refuercen las acciones de salvamento y rescate, porque Frontex (la agencia europea para el control de fronteras) no se dedica al salvamento”. El 3 de octubre de 2013, un barco con unos 500 inmigrantes a bordo se incendió. Murieron 380 personas, incluidos niños. Una semana después, una barca naufragó y perecieron más de 200 personas. El Gobierno italiano, en solitario, lanzó el operativo Mare Nostrum, con un coste de 9 millones de euros mensuales. Disponía de cuatro helicópteros, tres aviones, dos patrulleros, dos corbetas, dos drones y una nave anfibia. Podía operar hasta un radio de 110 millas náuticas, lo que le permitía adentrarse o sobrevolar aguas territoriales libias, y tenía como principal misión el rescate de las embarcaciones clandestinas. El 1 de noviembre de 2014, Frontex sustituyó ese operativo por otro llamado Tritón, duramente criticado. En el intervienen 21 países de la UE, pero su coste, hasta la reunión de urgencia de Bruselas, era de solo tres millones de euros mensuales, tan sólo cuenta con un helicóptero, dos aviones y siete patrulleros, y su radio de acción se limita a aguas italianas. Entre sus objetivos, una vez más, vemos el de proteger fronteras, sin un mandato de salvamento. Las diferencias son notables. Tan notables como que con Mare Nostrum tan sólo murieron ahogados entre enero y abril de 2014 unas 50 personas, mientras que en lo que va de año, los fallecidos, como apuntábamos más arriba, ya son unos 1.750 los ahogados, según datos de la Organización Internacional de las Migraciones. El director adjunto de Frontex, Gil Arias, afirmaba a la Cadena Ser, en diciembre de 2013, que "estamos comprobando que (las barcas) sólo llevan combustible no para llegar a Lampedusa o Sicilia, sino que llevan la mitad del tanque, sólo llevan lo imprescindible para llegar a la zona donde están las patrulleras italianas". Y añadía, en una crítica al dispositivo Mare Nostrum, que "los naufragios no tienen una influencia definitiva en el incremento o disminución de los flujos, quizás porque en los países de origen no son suficientemente conocidos. Aunque han salido en todos los medios de comunicación del mundo pero las redes que captan a los inmigrantes siguen atrayendo a los inmigrantes que se arriesgan en el viaje por vía marítima y lo que sin duda puede tener un efecto llamada es el hecho conocido de que hay más barcos patrullando el Mediterráneo y que en caso de tener problemas en el trayecto los inmigrantes saben que ahora sería más fácil que se les rescatase”. http://www.eldiario.es/canariasahora/premium_en_abierto/Inmigracion-gran-suspenso-Union-Europea_0_388111299.html

domingo, mayo 17, 2015

Malasia y Bangladesh se reúnen de urgencia por el drama de los inmigrantes a la deriva

El ministro de Exteriores de Malasia se encuentra con su homólogo de Bangladesh para discutir la crisis de los migrantes en el sudeste asiático, en un momento en el que aumenta la presión internacional para hacer frente al drama humanitario. Activistas y organizaciones aseguran que hasta 8.000 personas podrían encontrarse a la deriva en embarcaciones sobrecargadas, muriendo de hambre y enfermedades después de que la incipiente mano dura con la trata humana por parte de Tailandia hiciera huir a los traficantes, abandonando a miles de hombres, mujeres y niños en medio del mar. Cerca de 600 inmigrantes ya han encontrado refugio en la provincia de Aceh, en Sumatra, y otros 1.100 han llegado a Malasia, pero sigue habiendo miles a la deriva en el mar. "Flotábamos y flotábamos, no teníamos nada, teníamos mucha hambre", dice un joven rohingya que ha tenido la suerte de ser rescatado. Esta minoría musulmana, a la que pertenecen muchos de los inmigrantes, es perseguida en Birmania, país del que proceden pero al que no pueden volver porque no se les reconoce la ciudadanía. En muy mal estado, sin agua y sin comida, en distintas embarcaciones, los inmigrantes sobreviven como pueden expuestos a diversas enfermedades. Potencias como Indonesia, Malasia y Tailandia ya han sido denuncidas por la ONU por prácticas "inhumanas" al no dejarles desembarcar. "Es uno de los temas y es un asunto muy importante en la agenda", dijo a la agencia oficial Bernama el ministro de Exteriores malasio, Anifah Aman. La reunión con su homólogo de Bagladesh, A.H. Mahmood Ali, tendrá lugar en la ciudad de Kota Kinabalu, en la isla de Borneo. http://www.teinteresa.es/mundo/Ministros-Exteriores-Malasia-Bangladesh-migrantes_0_1358864140.html

El negocio de la inmigración: Los niños varados en los mares del sudeste asiático sufren hambre, enfermedad y abusos

16/05/2015 Las organizaciones humanitarias aseguran que hasta 8.000 personas podrían encontrarse a la deriva en embarcaciones sobrecargadas, muriendo de hambre y enfermedades, después de que los traficantes los abandonaran a su suerte en medio del mar. La ONU denuncia prácticas "inhumanas" al no dejarles desembarcar, pero de entre ellos, los niños son los que se encuentran en una situación de mayor vulnerabilidad. La agencia de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) está "muy preocupada" por la situación de los niños varados en barcos en los mares del sudeste asiático, que viajan junto a sus familias en pésimas condiciones en busca de una vida mejor. "Estos niños necesitan ayuda urgente y protección y tienen derecho a ello", afirmó este sábado Daniel Toole, director regional de Unicef para Asia Oriental y el Pacífico. Toole explicó que los niños que han huido de sus hogares, ya sea solos o con sus familias, "están expuestos a un mayor riesgo de abuso, explotación y problemas de salud". El representante de la agencia de la ONU dijo compartir también "la preocupación" de las informaciones que alertan de que algunos países están negando la entrada a barcos en los que viajan niños refugiados y migrantes. Finalmente, Unicef recordó que en virtud de la Convención sobre los Derechos del Niño, que todos los países del sudeste asiático han ratificado, "cualquier acción que pueda afectar a los menores debe guiarse por el interés superior de estos, sin importar quiénes son y de dónde vienen". Y concluyó diciendo que dicha convención obliga a los gobiernos a asegurar que todos los niños son atendidos en un lugar seguro, con acceso a educación, salud, servicios sociales y legales, con independencia de su estatuto de refugiado o migrante. La postura de los gobiernos del sudeste asiático ha provocado las protestas de las organizaciones no gubernamentales de derechos humanos. Human Rights Watch (HRW) y Amnistía Internacional (AI) han exigido a los tres países (Tailandia, Malasia y Bangladesh) que acepten las embarcaciones. Según el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), unas 25.000 personas zarparon en barcos desde Bangladesh y Myanmar durante el primer trimestre de 2015, el doble del número registrado en el mismo periodo de 2014. La mayoría de ellas pertenecen a la minoría musulmana rohingya, una de la minorías más perseguidas del mundo según las Naciones Unidas, y ni Bangladesh ni Myanmar les reconocen la ciudadanía.

miércoles, mayo 13, 2015

¿Por qué no todos los inmigrantes que llegan a Europa sin papeles pueden ser refugiados?

abc / madrid Día 13/05/2015 - Para acogerse al estatuto de refugiado es necesario estar perseguido por motivo de nacionalidad, raza, religión o pertenencia a un determinado grupo social o político. No entran por tanto en este grupo los emigrantes económicos. Detrás de cada inmigrante que llega a Europa de la mano de algún traficante hay casi siempre una historia de esperanza, un infierno abandonado y una causa para que no sea devuelto. Pero más allá de la humanidad, tantas veces abrazada y con tanta razón, está el peso de las leyes. Mientras Europa discute en torno a las cuotas de reparto de refugiados por país, cabe preguntarse ¿quién tiene derecho a serlo? Pues no todos, a pesar de esa historia más o menos dramática que arrastran. La Convención de Ginebra de 1951 entiende, en líneas generales, que tienen derecho al estatuto de refugiado aquellas personas que no se hallen en su país y que sean perseguidos por motivo de raza, religión, nacionalidad o pertenencia a un determinado grupo social o político. No tienen sobre el papel por tanto derecho a acogerse a esa posibilidad los emigrantes económicos, aquellos que escapan de su país con la intención de buscar un trabajo en Europa y poder así enviar remesas a su familia. Sí tienen en principio derecho a que sea analizado su caso los que huyen de guerras como la de Siria, de dictaduras como la de Eritrea o de países en casi premanente conflicto como Somalia. También los perseguidos por ser homosexuales, los opositores políticos o los cristianos y miembros de sectas que, por ejemplo, escapan de la persecución yihadista. La inmensa mayoría de los emigrantes que tratan de pisar suelo eusopeo estos días parten en embarcaciones fletadas por las mafias desde costas de Libia en dirección al canal de Sicilia. Las condiciones de reclusión y el sufrimiento que han de pasar a manos de los traficantes es tan brutal, según distintos informes de organizaciones humanitarias y los testimonios de las propias víctimas, que el paso por Libia ya bastaría para que fueran considerados candidatos al estatuto de refugiado independientemente del país de origen o de los motivos para haber emprendido el viaje. Así lo explicó a ABC hace pocos días en Sicilia un portavoz de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). http://www.abc.es/internacional/20150513/abci-refugiados-asilo-201505111422.html