lunes, agosto 18, 2014

Prodein denuncia la ‘desaparición’ de los inmigrantes del Gurugú tras una redada

EL FARO DIGITAL 18 Agosto 2014 El presidente de la ONG local Prodein (Pro Derechos de la Infancia), José Palazón, aseguró ayer a través de sus cuentas en Facebook y Twitter que los gendarmes marroquíes han hecho varias redadas en el monte Gurugú y se han llevado a casi la totalidad de los inmigrantes que esperaban en el bosque para tratar de entrar en nuestra ciudad. Palazón indicó, además, que los subsaharianos habían sido trasladados a la comisaría de Policía de Nador. Palazón resaltó además que en el monte no había quedado prácticamente nadie. Hay que señalar que enel Gurugú viven cientos de inmigrantes en campamentos montados por ellos mismos entre el bosque y que sobreviven, en gran medida, gracias a la ayuda que reciben de ONGs de nuestra ciudad y del país vecino. La información de Palazón viene a indicar un cambio de actitud de las autoridades marroquíes, que en la última semana parecían haberse relajado bastante en el control de la inmigración, lo que ha provocado que se produzcan siete saltos en sólo cuatro días, en los que más de 1.600 subsharianos han tratado de entrar en nuestra ciudad y algo más de 80 lo han logrado. Desde la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) aseguraban esta semana en declaraciones a El Faro que el control de la inmigración en nuestra ciudad depende directamente de la actitud de la Policía marroquí. Señalaban que cuando desde el otro lado de la valla los agentes actúan impidiendo el paso o haciendo redadas en el monte, Melilla vive momentos de tranquilidad. En cuanto los gendarmes dejan de hacer esta función de contención, los inmigrantes llegan a la valla. El incremento de la presión migratoria de estos días, no sólo en nuestra ciudad sino también en el Estrecho, hacía indicar que la colaboración de Marruecos se había reducido en estos días. En nuestra ciudad, desde la AUGC apuntaron también que el hecho de que los inmigrantes que se encaramaron en la valla el martes fueran trasladados al CETI en lugar de entregados al país vecino, como es habitual, obedecía a que los agentes marroquíes no habían querido hacerse cargo de los subsaharianos. La Delegación del Gobierno no confirmó ni desmintió esta información, pero lo cierto es que el martes apenas se vieron coches de Policía marroquí en la valla, mientras que el miércoles los gendarmes sí aparecieron y los inmigrantes que volvieron a encaramarse en la verja, algunos más de 16 horas, fueron finalmente devueltos a Marruecos. Lo mismo ocurrió el jueves. Además, el sábado una patera que estaba llegando a costas melillenses con 21 personas a bordo, también fue finalmente puesta a disposición de las Fuerzas de Seguridad del país vecino. Las redadas anunciadas ayer por Prodein parecen indicar que la ‘colaboración’ de Marruecos en el control de la inmigración irregular ha vuelto. En los próximos días se comprobará si se vuelven a producir saltos a la valla, o si ocurre como durante todo el mes de julio, en el que apenas ha habido movimiento y los inmigrantes que han tratado de llegar a Melilla ni siquiera han tocado la alambrada, porque han sido previamente frenados por las Fuerzas de Seguridad del país vecino.

La Unión Europea no repatriará a sin papeles a los países afectados por el ébola

El País Madrid 17 AGO 2014 La Agencia Frontex —responsable de coordinar las fronteras exteriores de la Unión Europea— ha decidido suspender temporalmente los vuelos de regreso de inmigrantes irregulares hacia Guinea, Sierra Leona, Liberia y Nigeria, los países en alerta por ébola, según explicó ayer su director adjunto, Gil Arias, en una entrevista en la Radio Galega. Mientras no esté controlada la epidemia, aseguró el número dos de la agencia, no se retomarán esos vuelos que organizan conjuntamente varios Estados de la Unión Europea para devolver a terceros países a los sin papeles que estén identificados y cuando se haya comprobado que no tienen derecho a asilo o refugio. La decisión obligará a suspender un vuelo previsto para el próximo 11 de septiembre con origen en Austria y destino a Nigeria, cl único de los cuatro países africanos cuyo Gobierno tiene un acuerdo de cooperación con la Unión Europea. Fuentes de Frontex han confirmado a EL PAÍS que además de aplazar esa salida hasta que remita la amenaza, la agencia evitará programar nuevas repatriaciones conjuntas hacia los países en estado de alerta. Aunque los vuelos de ese tipo hacia Guinea, Sierra Leona y Liberia no son frecuentes, sí es habitual que la agencia programe con cierta regularidad vuelos conjuntos de varios países europeos hacia Abuya, la capital nigeriana. “Frontex ni programará ni dará apoyo a otros vuelos hasta que la Organización Mundial de la Salud determine que la epidemia ha pasado”, señaló una fuente oficial. Así que las repatriaciones podrían quedar aplazadas durante meses si se cumplen las previsiones de los científicos. Gil Arias también ha aludido a la crisis de las pateras del Estrecho y ha ofrecido la colaboración de Frontex para “ayudar a organizar vuelos de retorno a sus países de origen, una vez qe los inmigrantes sin papeles sean identificados y se compruebe que no tienen derecho a quedarse en España”. El número dos de la agencia ha añadido además que la experiencia demuestra que “las vallas y las cuchillas cortantes, las llamadas concertinas, no resuelven el problema”. “No paran el flujo migratorio, sino que solo producen una desviación” en las rutas que utilizan los inmigrantes para dar el salto a Europa, afirmó Gil Arias en la misma entrevista.

domingo, agosto 17, 2014

Ébola, inmigración y prevención

El Confidencial. Teresa González / Celia Zafra En los últimos días han venido apareciendo comentarios en algunos medios de comunicación sobre el supuesto peligro que la inmigración irregular representaría para una hipotética extensión del ébola a Europa. Que es adonde realmente nos preocupa que llegue, les faltaría añadir. El virus lleva meses matando personas en cuatro países africanos; pero allí son números, aquí compatriotas. De lejos, la enfermedad genera indiferencia, a lo sumo lástima. De cerca, azuzado por voces que buscan generar alarma de manera oportunista, provoca miedo. Aunque la mayoría de los migrantes que intentan llegar a España no lo hace ni en patera ni siquiera por vía terrestre, es ahí donde el imaginario colectivo sitúa el peligro. Sin embargo, imaginen la posibilidad de que una persona gravemente enferma consiga atravesar medio continente africano, en una penosa travesía que suele durar meses o años, hasta alcanzar la valla de Melilla o las costas de Cádiz o Canarias. Sobrevivir a ese trayecto una semana sería una proeza; culminarlo, un milagro. Desde Médicos del Mundo creemos que relacionar el fenómeno de la inmigración de la frontera sur de Europa con la epidemia de ébola es una actitud irresponsable. Quien consigue terminar ese penoso viaje es un superviviente. Muchos se quedan por el camino, aunque sean personas sanas y fuertes, mientras que los enfermos de esta fiebre hemorrágica apenas pueden tenerse en pie. Lo que sí pone de manifiesto este último brote de ébola es la importancia de la prevención y la sensibilización en dos vertientes: en Occidente para no generar en la opinión pública sospechas infundadas, y en las comunidades afectadas para cortar las cadenas de contagios; la única forma efectiva de acorralar a la enfermedad. Prevenir ahora que aún estamos a tiempo A partir del descubrimiento de los antibióticos y de las vacunas, se produjo en toda Europa un relajamiento de las medidas higiénicas, que fueron las que realmente contribuyeron a detener la difusión de las grandes epidemias que habían asolado el continente. No fueron los medicamentos, sino las 'ciudades jardín', la higiene, el suministro de agua potable y las cuarentenas las que evitaron que el cólera, la peste y otras enfermedades epidémicas siguieran diezmando periódicamente la población europea. El ébola, una enfermedad para la que no tenemos tratamiento ni por ahora vacuna, que causa una altísima mortalidad entre quienes la contraen y para la que no sirven ni los más sofisticados medios de soporte vital, pone de nuevo sobre la mesa la necesidad de retomar los viejos hábitos preventivos que a estas alturas pueden resultar algo 'anticuados', pero cuya eficacia está bien probada. Si queremos detener el avance de la enfermedad, tendrá que ser –por ahora y hasta tanto se desarrolle una vacuna eficaz– identificando rápidamente a las personas enfermas, investigando los contactos que estas han tenido para evitar que a su vez infecten a otras, usando medidas higiénicas y de protección para disminuir la transmisión, etc. Tratar a las y los afectados es un deber humano, pero no detendrá la enfermedad. Lo único que de verdad acabará con el brote es evitar la transmisión del virus. Y la buena noticia es que es posible, ya que no es un virus de alta contagiosidad porque necesita el contacto directo para difundirse. Las medidas de prevención primaria son simples y no son caras, sobre todo si las comparamos con el coste de los tratamientos, muchas veces inútiles una vez que se ha establecido la enfermedad. Sin embargo, en los países donde se está desarrollando en estos momentos el brote de ébola, el establecimiento de estas medidas sencillas puede parecer utópico. Muchas de las comunidades carecen hasta del medio más primario de prevención: el cloro para rociar a los fallecidos, viviendas y objetos personales de los afectados o, simplemente, el agua y el jabón para lavarse las manos. Es importantísimo que la comunidad internacional reaccione con fuerza apoyando a estos países para que puedan poner en marcha los protocolos de control, aislamiento y prevención de contagio necesarios para detener la difusión del virus. Y hay que hacerlo ahora que aún estamos a tiempo. Y hay que hacerlo allí. * Teresa González es miembro de Médicos del Mundo Andalucía. Celia Zafra es responsable de comunicación de Médicos del Mundo España.

sábado, agosto 16, 2014

Interceptada una patera con 21 subsaharianos que pretendía llegar a Melilla

16-08-2014 Según han informado fuentes policiales, la embarcación fue avistada poco antes de las 11:00 horas por el servicio de vigilancia marítima del instituto armado, por lo que una lancha del Grupo Especialista en Actividades Subacuáticas (GEAS) salió a su encuentro para evitar que tocara tierra. Durante unos minutos, la lancha en la que viajaban los inmigrantes subsaharianos ha permanecido escoltada por la Guardia Civil, hasta que finalmente las autoridades marroquíes se han hecho cargo de los inmigrantes. Los subsaharianos han sido llevados finalmente hasta el puerto marroquí de Beni Enzar. En lo que va de año, un total de ocho pateras han conseguido acceder a Melilla con unos 170 inmigrantes a bordo, la última de ellas el pasado 3 de junio con 24 subsaharianos. Según han informado fuentes policiales, la embarcación fue avistada poco antes de las 11:00 horas por el servicio de vigilancia marítima del instituto armado, por lo que una lancha del Grupo Especialista en Actividades Subacuáticas (GEAS) salió a su encuentro para evitar que tocara tierra. http://www.cadenaser.com/sociedad/articulo/interceptada-patera-21-subsaharianos-pretendia-llegar-melilla/

Oleada de pateras

16 AGO 2014 Las medidas adoptadas por la Unión Europea para controlar la llegada irregular de inmigrantes por las rutas marítimas del Mediterráneo no han frenado las desesperadas travesías que emprenden los miles de africanos en busca de una vida mejor. En lo que va de año, en Italia han sido rescatadas más de 100.000 personas que trataban de cruzar el canal de Sicilia en precarias pateras y destartaladas barcazas. Son más del doble de las que desembarcaron en todo 2013. Las operaciones de rescate se han llevado a cabo dentro del programa Mare Nostrum, un dispositivo que el Gobierno italiano puso en marcha tras los dos trágicos naufragios de la pequeña isla de Lampedusa del pasado octubre, en los que murieron casi 400 inmigrantes. Al abrigo de este programa de salvamento, en solo un fin de semana han sido socorridos hasta 5.000 africanos que viajaban hacinados en pesqueros. España se ha visto sorprendida estos días por una oleada de pateras en el estrecho de Gibraltar. Más de 1.200 inmigrantes han llegado a bordo de un centenar de balsas hinchables de juguete, lo que hace aún más peligrosa la travesía. Desde la avalancha de cayucos de 2010, cuando llegaron tres centenares de subsaharianos a las costas de Andalucía, Murcia, Ceuta y Baleares en un fin de semana, no se había registrado una entrada tan masiva en tan corto periodo. El Gobierno español atribuye este repunte al buen tiempo y a la mayor vigilancia policial en Ceuta y Melilla. Aunque también sería útil saber si este fenómeno se ha podido ver beneficiado por algún tipo de relajación en el litorial marroquí, el principal punto de salida de los inmigrantes irregulares procedentes de África. Marruecos se ha limitado a achacar lo ocurrido a “disfunciones”. Más allá de las dramáticas situaciones —de índole económica o política— que conducen a miles de personas a jugarse la vida a bordo de frágiles embarcaciones, se hace necesaria una decidida colaboración de los países en los que se originan los viajes para actuar de manera contundente contra las mafias que comercian con seres humanos. Una fórmula para frenar este éxodo son los convenios bilaterales (como el que España firmó con Mauritania tras la crisis de los cayucos en 2006). Otras pasan por reforzar Frontex, la agencia que controla las fronteras exteriores de la UE. El arco mediterráneo sigue siendo un paso demasiado vulnerable. http://elpais.com/elpais/2014/08/15/opinion/1408128414_649712.html

viernes, agosto 15, 2014

Docenas de inmigrantes son llevados a pisos de ONG por el colapso en los CIE

En las tres canchas de pádel cubiertas del polideportivo de Tarifa (Cádiz), 479 personas siguen hacinadas desde el pasado martes sin que nadie —ni la policía, ni la Guardia Civil, ni mucho menos Cruz Roja— sepa cuánto tiempo más van a estar allí. Faltan champú, gel y toallas. Ayer estaba previsto que llegasen tres cabinas con váteres y duchas. Algunos vecinos siguen acercándose con botes de comida. Y en los bares de la calle del pabellón los microondas han calentado decenas de biberones para alimentar a los bebés. Los coordinadores de Cruz Roja trataban de solucionar el abastecimiento de comida para hoy, festivo en la ciudad, como en tantos otros pueblos de España. Entre los inmigrantes abundan los de religión musulmana, con lo que tampoco sirve cualquier menú. Sobre palés se apilan cientos de latas de atún, salchichas de pavo y pollo, queso y zumos para salir del paso. En el segundo pabellón de la ciudad se acumulan otros dos centenares largos de inmigrantes y problemas parecidos. Las comisarías de policía no dan abasto para identificar a los 1.219 sin papeles llegados a bordo de barcas de juguete entre el lunes y el martes, en la mayor oleada que se recuerda en las costas de Cádiz. Y eso que durante las últimas horas varios cientos ya han sido trasladados a centros de internamiento de extranjeros (CIE) de toda España. Varios de ellos ya se han colapsado. Las autoridades tratan de adoptar atajos excepcionales: grupos enteros de subsaharianos están saliendo directamente desde los recintos policiales a las sedes de las ONG. Eso supondrá que docenas de inmigrantes quedarán en libertad, aunque sin papeles. Paradójicamente, abandonan las comisarías con órdenes de expulsión del país. “El traslado a centros de acogida es consecuencia de una decisión judicial”, explicó un portavoz del Ministerio del Interior. En esos pisos, gestionados por ONG, no hay vigilancia policial, lo que supone que estas personas gozan de libertad. “El traslado a centros de acogida es consecuencia de una decisión judicial”, explicó un portavoz del Ministerio del Interior. En esos pisos, gestionados por ONG, no hay vigilancia policial, lo que supone que estas personas gozan de libertad. Sobre las seis de la tarde de ayer, un grupo de 39 subía al autobús de Accem, una entidad de ayuda humanitaria, que prevé distribuirlos por pisos de acogida en toda España. Sonrientes, entran al autocar recitando nombres de sus ídolos deportivos: Luis Suárez, James, Cristiano Ronaldo…. Un par de policías que los custodian les siguen el juego. En otra comisaría, en la Línea de la Concepción, 25 subsaharianos más, todos varones, permanecen alojados en el patio con colchonetas y mantas, a la espera de órdenes de los superiores de Madrid. La hipótesis más probable anoche era ponerlos a disposición de las ONG. Uno de los agentes que los atienden se encoge de hombros, superado él también por las jornadas maratonianas de los últimos días. “No hay nada que hacer, no tenemos capacidad para gestionarlo todo. Nosotros tratamos de documentarlos, copiamos el nombre que nos dan, sea verdadero o falso, y les tomamos las huellas. De aquí salen a los CIE o a las ONG. Y una vez en la calle, se supone que tenemos que identificarlos para que se les expulse. Cuando vemos esas imágenes de las barcas, se nos cae el alma a los pies”. En privado, otros agentes alertan del caos reinante. Desde Vilanova de Arousa (Pontevedra), donde pasa unas semanas de vacaciones, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, aseguró ayer que Italia, desde la presidencia de turno de la Unión Europea, liderará una “política contundente contra la inmigración ilegal, aunque también de ayuda a las personas que quieren salir de sus países”. El alcalde de Tarifa, Juan Andrés Gil, del PP, demandó de Europa “políticas de cooperación para que también África pueda desarrollarse y esta gente no tenga que saltar en barcas al agua”. Gil restó importancia a las “disfunciones” en la vigilancia reconocidas por el Gobierno marroquí y aseguró que el problema es global y no se soluciona con “medidas paliativas”. “Marruecos no puede hacer mucho más”, añadió. “Yo me pongo en la piel de mi amigo el alcalde de Tánger, que tiene 10.000 inmigrantes allí en situación irregular. La Unión Europea debe adoptar medidas de verdad. Nos merecemos que esto cambie y que también África tenga una oportunidad”. En el espigón de Tarifa, las lanchas de Salvamento disfrutaron por primera vez esta semana de una jornada apacible. No tuvieron que rescatar ni una sola lancha de juguete. El subdelegado del Gobierno en Cádiz, Javier de Torre, aseguró anoche que el Ministerio de Justicia va a reforzar su plantilla de jueces y secretarios para dar salida a los expedientes de los inmigrantes.

miércoles, agosto 13, 2014

Los 'sin papeles' menos conflictivos serán puestos en libertad para dejar sitio a los que llegan en pateras

ANDRÉS MACHADO Algeciras 12/08/2014 La avalancha de inmigrantes ilegales que sigue llegando a las costas de Tarifa no cesa. En las últimos 48 horas han sido ya casi un millar los subsharianos, entre ellos algunas mujeres embarazadas y menores, que han sido rescatados por los efectivos de Salvamento Marítimo. La situación, que parece se mantendrá algún día más, está provocando un problema añadido ya que las dependencias para alojar a ilegales, los Centros de Internamiento de Extranjeros, están desbordados. El procedimiento, una vez que los africanos son atendidos por Cruz Roja, es siempre el mismo. La Guardia Civil los traslada a las dependencias de la Policía Nacional en Algeciras y allí la Brigada de Extranjería, que en las últimas 48 horas trabaja sin descanso, se hace cargo de los trámites para intentar la siempre complicada repatriación. En dependencias policiales pueden permanecer tres días y posteriormente son trasladados a los CIES de Algeciras o Tarifa. En este último, en la Isla de las Palomas, se encuentran los subsaharianos que no tienen antecedentes penales y están catalogados, según fuentes policiales consultadas por El Mundo como "los menos conflictivos". Habida cuenta de la masiva llegada de ilegales, hay ya problemas para ubicarlos y evitar el hacinamiento, por ello, según esas mismas fuentes, podría comenzar, en breve, "la puesta en libertad de algunos de ellos". Se trataría de los inmigrantes que llevan ya 60 días internos, tiempo máximo que pueden estar en el CIE ya que no han cometido delito alguno. Además, las embarazadas y los pequeños se quedan con la Cruz Roja o alguna ONG, por lo que se pueden buscar "algunos huecos", aunque de mantenerse el actual ritmo de llegada "el problema podría agravarase". De momento, en Tarifa, son ya más de cincuenta los que se refugian en el pabellón cubierto. A este drama hay que sumar también la cierta psicósis que existe en estos días con la enfermedad del Ébola. "Bueno se están extremando algo más las precauciones", apuntan fuentes de inmigración que señalan a "los efectivos de la Cruz Roja" como los que más medidas están tomando ya que son los primeros que tienen contacto con ellos. Mascarillas, guantes de látex y algún que otro traje blanco de aislamiento también forman parte del panorama que estos días se puede ver tanto en el puerto de Tarifa como en la Comisaría de Algeciras. (Elmundo.es)

martes, agosto 12, 2014

INMIGRACIÓN. CEAR CREE QUE MUCHOS INMIGRANTES IRREGULARES DEBERÍAN TENER LOS MISMOS DERECHOS QUE LOS REFUGIADOS

- Recuerda que España sólo recibe el 6% de la inmigración que llega a Europa. La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) afirmó este martes que muchos inmigrantes irregulares deberían tener los mismos derechos que los refugiados, puesto que no sólo escapan de una mala situación económica, “sino que también huyen de países como Camerún, donde no se respetan los derechos humanos”. Así lo indicó a Servimedia la secretaria general de CEAR, Estrella Galán, quien advirtió de que con el blindaje de las fronteras no se acabará con este problema. “Lo único que se puede conseguir así es que los inmigrantes busquen otras rutas alternativas que sean todavía más peligrosas, lo que puede agudizar todavía el drama humano”, añadió. En cuanto a la actitud de Marruecos, estrella Galán afirmó que hay que preguntarse por qué el país vecino aumenta o disminuye su vigilancia en función de cada momento. Además, criticó que “no podamos conocer qué se negocia en cada momento entre ambos Estados, a pesar de que hace variar la colaboración marroquí”. A su juicio lo más importante no es entrar en una pelea entre España y Marruecos, sino trabajar para evitar que se vuelva a repetir una tragedia como la que se vivió en Ceuta el 6 de febrero, cuando murieron ahogados 13 inmigrantes. Por otra parte, la secretaria general de CEAR se sumó a la petición que realizan las autoridades españolas de que la Unión Europea (UE) aborde este asunto como un problema que afecta a todos los Estados miembro, “aunque esto no debe servir para no exigir que en España se cumpla la legislación actual, que prohíbe las devoluciones en caliente, que en realidad son ilegales. No podemos pedir a Bruselas más dinero para proteger las fronteras mientras estamos incumpliendo nuestra propia legislación vigente”. Además, Estrella Galán criticó que desde el Gobierno se asegure que los servicios que atienden a los inmigrantes que llegan a las fronteras españolas estén desbordados, y recordó que según la Agencia Europea de Fronteras España sólo recibe el 6% de la inmigración que llega a Europa, mientras que Italia supera el 30% y Grecia el 20% de la inmigración total que entra en el viejo continente. Por último, la secretaria general de CEAR reclamó que se restauren los recursos que se destinaban a este asunto antes de la crisis, “porque este es un problema que seguirá estando ahí, haya o no crisis económica”.

31 barcas con 299 inmigrantes llegan en un solo día a la costa de Cádiz

Cándido Romaguera / José Precedo Algeciras / Madrid 11 AGO 2014 Ni los voluntarios de Cruz Roja ni los equipos de rescate tuvieron este lunes descanso en la costa de Cádiz. Desde la madrugada hasta última hora de la tarde, cuatro embarcaciones de Salvamento Marítimo y una patrullera de la Guardia Civil interceptaron 31 lanchas hinchables con 299 inmigrantes a bordo, incluidos tres menores (dos de ellos bebés de pocos meses) y una mujer embarazada, que fue ingresada en un hospital de la zona. Para encontrar un episodio equiparable hay que remontarse a octubre de 2010, cuando en un fin de semana desembarcaron 300 inmigrantes en las costas de Andalucía, Murcia, Ceuta y Baleares. Todos los subsaharianos llegaron este lunes aparentemente sanos, aunque con leves síntomas de hipotermia, que remitieron tras recibir los cuidados de las ONG, que los surtieron de mantas y alimentos calientes nada más poner pie a tierra. Y en embarcaciones de plástico, conocidas en el argot de los rescatadores como toy, por su similitud con las lanchas de plástico de juguete que utilizan los niños en las playas. Dos pateras más fueron devueltas a Marruecos. Una fue rescatada por una embarcación civil de bandera española que navegaba por las proximidades de Tánger y que se encargó de trasladar a los inmigrantes hasta el puerto de Tánger-Med. La otra balsa fue interceptada por una patrullera de la Gendarmería marroquí, que llevó a sus ocupantes a esa misma ciudad. Se desconoce el número de personas que viajaban en esas dos barcas hinchables. La mayor presión policial ejercida por los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado en la valla de Melilla, el incremento del control aduanero en el paso fronterizo de El Tarajal, en Ceuta, como consecuencia de la Operación Paso del Estrecho, y las inmejorables condiciones meteorológicas (en la zona soplaba una leve brisa de Poniente con temperaturas mínimas de 18 grados) incrementaron el flujo migratorio por mar. Eso provocó que en sólo 24 horas se pasara de los 46 inmigrantes interceptados en los primeros 10 días de agosto a los 313 que sumaban los registros oficiales a última hora de ayer. Con los subsaharianos interceptados ayer, son ya 644 los inmigrantes rescatados en aguas del Estrecho en lo que va de año. Julio se cerró con 348. De los 267 rescatados ayer en el Estrecho de Gibraltar, 225 son hombres, 39 mujeres y tres niños. Fuentes policiales se muestran extrañadas por la llegada masiva de pateras durante las últimas horas y planean una investigación conjunta con la Gendarmería marroquí para comprobar si en esta oleada de embarcaciones concurrió alguna circunstancia más que la simple mejoría de las condiciones meteorológicas. La Guardia Civil investiga la posibilidad de que un barco nodriza lanzara al mar las 29 embarcaciones repletas de inmigrantes subsaharianos. No sería la primera vez que un buque fletado por alguna organización dedicada al tráfico de inmigrantes en la zona del Estrecho zarpa de un puerto de África con rumbo a la costa española y, a mitad de travesía, lanza al mar a los inmigrantes a bordo de frágiles balsas toy con las que estos deben intentar llegar a tierra.

El precedente, ‘la crisis de los cayucos’

Verónica Figueroa Madrid 11 AGO 2014 - 18:57 El País Los 299 inmigrantes rescatados la mañana de este lunes en el Estrecho de Gibraltar representan la oleada más numerosa de sin papeles llegada en patera a una costa española en 24 horas desde el viernes 18 de agosto de 2006. Ese día, 512 extranjeros arribaron en distintos tipos de embarcación a Canarias. De hecho, durante aquel fin de semana, un total de 1.268 indocumentados llegaron a algún punto de las islas: el sábado 19 llegaron 324 y el domingo 20 de agosto alcanzaron las islas 432 subsaharianos en tres barcazas que fueron conducidas al puerto de Los Cristianos (Tenerife) y otra más que arribó a Arguineguín (Gran Canaria). Ese año se registró el número más alto de inmigrantes irregulares llegados en embarcaciones, con 39.180 personas, muy por encima de 2005 (que registró 11.781) y 2007 (18.056), durante el episodio conocido como la crisis de los cayucos. En 2013, el total de sin papeles rescatados descendió a 3.237, el número más bajo desde 2001, según datos del Ministerio del Interior. Aunque el mes de agosto suele ser propicio para que los inmigrantes se echen al mar por las buenas condiciones meteorológicas, el siguiente registro más numeroso de entrada de inmigrantes irregulares en un día de los últimos 10 años se dio el 6 de octubre de 2009, cuando las costas de Almería, Murcia y Alicante recibieron una oleada de 21 embarcaciones con más de 230 inmigrantes a bordo en una jornada. En cuanto a las pateras rescatadas en el Estrecho de Gibraltar, la última entrada masiva de sin papeles de la década fue el 19 de agosto de 2008. Casi 200 inmigrantes indocumentados fueron detenidos en apenas 24 horas cuando intentaban alcanzar la costa andaluza a bordo de cinco embarcaciones y en precarias condiciones. Siete de ellos, de origen magrebí, cruzaron a bordo de una colchoneta de playa.

lunes, agosto 11, 2014

Rescatados en el Estrecho 267 inmigrantes que viajaban en balsas hinchables

NICOLÁS CASTELLANO 11-08-2014 La Salvamar Alkaid y la Salvamar Atria han rescatado esta tarde de 43 personas, de ellos 33 hombres y 10 mujeres,que viajan en cinco nuevas barcas hinchables que habían partido de distintos puntos de las costas de Tánger. En lo que va de jornada España ha localizado 28 embarcaciones que trataban de cruzar el Estrecho con un total de 267 personas personas a bordo, todas en las pequeñas Toys, balsas inflables en las que viajan de media unos 10 inmigrantes. Es la llegada más numerosa del año y la más importante registrada en un sólo día desde 2006. En total se han localizado al menos 24 embarcaciones con inmigrantes que trataban de cruzar el Estrecho. Salvamento Marítimo ha rescatado al menos a 267 personas: Una de ellas embarazada, y tres menores, que viajaban en 24 frágiles barcas hinchables, llamadas 'toy' por la Guardia Civil por ser iguales que las balsas de juguete que se usan en las playas. Dos de los inmigrantes localizados han sido trasladados al hospital, aunque su estado no es grave. Son cuatro barcos de Salvamento Marítimo y un helicóptero los que han sido movilizados para este operativo. Son cuatro barcos de Salvamento Marítimo y un helicóptero los que han sido movilizados para este operativo. Los inmigrantes han realizado llamadas de socorro ya que viajaban hacinados en esas pequeñas embarcaciones. En cada una, de menos de dos metros de eslora, suelen viajar entre seis y diez inmigrantes, es decir navega sobrecargada multiplicando los peligros de sufrir un vuelco. Su capacidad recomendada es de dos adultos. Desde hace dos veranos, es habitual el uso de embarcaciones inflables de juguete, son mucho más baratas y así se evita que los inmigrantes tengan que pagar a los organizadores de las pateras convencionales. En las costas marroquíes se ha rescatado a un número todavía indeterminado de personas en otras tres barcas. Es la mayor llegada de inmigrantes registrada en un sólo día en lo que va de 2014.